Toda la comunidad del Conservatorio de Música de Puerto Rico llora la temprana partida de nuestra querida amiga y colega Teresa Rios Bacó.

Teresa nos dejó físicamente, pero sus acciones y enseñanzas continuarán reverberando en los pasillos y aulas del Conservatorio y Núcleos de Música 100×35. Cada día, Teresa nos mostraba que su propósito descansaba en el principio del servicio al prójimo, sin importar el costo. Fuimos testigos de su generosidad con los estudiantes del Conservatorio, a quienes llamaba “mis hijos”. Desde conseguirles comida, ropa e instrumentos, hasta motivarlos para que cumplieran sus metas y sueños, Teresa vivió para servir a nuestros estudiantes—para muchos, fue como una segunda madre.

La recordamos como una mujer muy carismática, cooperadora, con energía contagiosa y un corazón inmarcesible. Aprendimos de su honestidad, de su forma de impulsarnos a echar pa’ lante. Para Teresa tus logros eran sus logros.

Extendemos un abrazo de solidaridad y fortaleza a sus familiares y amigos en este momento de inmenso dolor. Su luz resplandecerá siempre en la vida de todos aquellos que tuvimos la gran bendición y el privilegio de conocerla. Que descanse en paz.


Categoría(s): Noticias